Encuentros literarios: Paco Checa

El próximo 23 de febreroaaeaaqaaaaaaaamaaaaajgfinwy4zwi4lwm0ndctngfimy1hodbmltcxotdhmddkndy2na recibiremos en el IES La Madraza al poeta y antropólogo granadino Francisco Checa Olmos, que nos ofrecerá una conferencia/recital que lleva por título Encuentro con un poeta que un día fue feliz. La actividad se enmarca dentro del programa Encuentros literarios subvencionada por la Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas del Ministerio  de Educación, Cultura y Deportes. Sigue leyendo

Anuncios

¡Veciños, veciños, roubaron o Corpo Santo!

Mi paisano Gonzalo Torrente Ballester nació en Ferrol en 1910. Estudió en las universidades de Oviedo y Santiago de Compostela y después de vivir en varias ciudades españolas y un tiempo en Albany en Estados Unidos, como profesor distinguido en esa universidad, se asentó definitivamente en Salamanca donde falleció en 1999.

Fue profesor de universidad y catedrático de instituto y publicó novelas, ensayos, obras de teatro e innumerables artículos en periódicos. Los críticos apuntan a La saga/fuga de J. B. como su mejor novela y después de leerla nada menos que José Saramago escribió: “Hasta ahora había una silla vacía a la derecha de Cervantes que acaba de ser ocupada por Gonzalo Torrente Ballester”. Sigue leyendo

Muchos años después….

Había sido despreciado por él, pero, aquella mañana, estaba en sus manos. La literatura se ofrecía cada mañana como una obertura al tiempo de estudio. Despuntaba la luz de la mañana abriéndose paso en el claroscuro con el que había amanecido el día. La lluvia, caída durante la madrugada, había suspendido el trabajo en el campo y ahora, en aquella mañana, el día se ofrecía como una jornada de estudio.

            El libro había sido despreciado porque era muy conocido y el lector, en aquella época, recelaba de los libros populares. Y este, concretamente, no desaparecía de los lugares más visibles de las librerías ni de las conversaciones de los más aplicados compañeros. Sus personajes, su principio y su final, y algunos de sus pasajes se contaban entre los más conocidos de los libros de literatura que aquel entonces se leían. Sigue leyendo